UNA RUBIA CON UN SAXO | Comunicom

UNA RUBIA CON UN SAXO

candy dulfer sax artist jazz

 

Es rubia, holandesa y toca el saxo. Excepto por el saxo, Candy Dulfer es lo más alejado posible a la que quizás sea la imagen más arquetípica del jazz, la de un saxofonista negro y norteamericano –como muy bien sabía Ferran Torrent, a quien recurrimos para el pésimo juego de palabras con el que titulamos esta entrada–.

 

Exotismos aparte, Dulfer es una energética representante del smooth jazz, adentrándose a menudo, también muy enérgicamente, en los terrenos del funk –remarcable es su versión del ‘Pick up the pieces’ de la Average White Band–.

 

En 1990, con solo veinte añitos, Dulfer arrasó en su Holanda natal con su disco de debut, ‘Saxuality’, del que vendió la friolera de 2,5 millones de copias. Desde entonces, ha alternado una consistente carrera en solitario con colaboraciones con nombres como Prince, Van Morrison, Jamie Cullum o Maceo Parker, entre muchos otros. Y, por supuesto, con Dave Stewart, el de Eurythmics, quien compuso su gran éxito ‘Lily was here’.

 

Sí, hemos dicho que Dulfer se dedica sobre todo al smooth jazz. Un estilo ante el que muchos puristas arrugan la nariz, por comercial y cercano al pop. Pero no vamos a lapidar a nuestra rubia saxofonista por ello. Además, quien esté libre de pecado y no haya tarareado nunca ‘Lily was here’, que lance la primera piedra.

 

 

Guardar