Redención en el dolor

Cuenta el autor que “Once I’m Gone es una canción de duelo, habla de una perdida, y transita desde el dolor hasta la alegría del recuerdo”. Y cuenta Comunicom que captó el concepto de la canción con una imagen y tipografía de influencia americana, como la música de Amann, donde la idea del tren en movimiento, con el punto de vista del protagonista en su interior, nos evoca desde la tristeza de la partida hasta la esperanza del nuevo comienzo en alguna otra parte.