NO SOLO DE JAZZ VIVE EL HOMBRE | Comunicom

NO SOLO DE JAZZ VIVE EL HOMBRE

diseño etiqueta cerveza

 

Nada nos gusta más en el mundo que el buen jazz. Con la excepción, quizás, de una buena cerveza. Si es artesana, mejor. Y si hemos diseñado la etiqueta, ya ni hablemos.

 

La Calma es una amber ale con una estudiada mezcla de maltas (pale ale, biscuit, amber y caramalt) y lúpulos (northern brewer, cascade y centennial) en proporciones precisas, de moderado grado alcohólico y el punto amargo justo –IBU 26, los más expertos ya saben de qué va–. Una cerveza para los paladares más sibaritas –damos fe de ello, que la hemos disfrutado–, con el añadido intangible de que está indisolublemente ligada al terruño.

 

El terruño es el del Pla de la Calma, en pleno Parc Natural del Montseny –un lugar de excelentes cervezas, por cierto–, y es el único sitio donde se puede degustar. Y hay que correr, porque la producción está limitada a 120 botellas al mes, más lo que dure el barril del restaurante de La CALMA, El Bellver i l’Agustí, el único disponible en el mundo mundial.

 

Para la etiqueta, hemos optado por el verde omnipresente en el Montseny. Y por el minimalismo, con la tipografía Berthold Akzidenz, alemana, de palo seco y precursora de la helvética, pero con un ‘twist’. Un diseño moderno y muy personal, con la calidad –si se nos permite el atrevimiento– marca de la casa en Comunicom.

 

Para acompañar la cerveza La Calma y sus notas equilibradas, moderadamente amargas y con un muy ligero toque de caramelo, proponemos un maridaje infalible: John Coltrane, y más concretamente su ‘My Favorite Things’, el séptimo e impagable álbum del genio de Carolina del Norte.

 

Guardar