LA PRIMERA PORTADA FUE DE JAZZ | Comunicom

LA PRIMERA PORTADA FUE DE JAZZ

portada diseño discos classic album

Pues sí. No debería sorprendernos mucho a estas alturas, pero el primer diseño de portada de la historia de la música corresponde a un disco de jazz. Y en fecha tan tardía –y eso es ya más sorprendente– como 1940

Se trata de ‘Smash Song Hits’, una antología de éxitos de jazz vocal compuestos por Richard Rogers y Lorenz Hart, con temas tan pegadizos como ‘My Heart Stood Still’ –que luego popularizaría aún más Frank Sinatra– o ‘You Took Advantage Of Me’ –atención a la versión de Rosemary Clooney de 1960–. Un gran disco. Pero que no ha pasado a la posteridad por sus canciones, sino por su portada.

Una portada extremadamente sencilla: la foto en blanco y negro de la la marquesina luminosa de una sala de conciertos anunciando el álbum, retocada luego con un leve toque de color. Una idea simple, que sigue funcionando hoy en día. Pero que en 1940 fue un auténtico bombazo. Más que nada porque anteriormente no había carátulas. Los discos se vendían envueltos en ascéticas carpeta de cartón con un agujero en el centro –similares a las fundas interiores de los vinilos– que dejaba a la vista la etiqueta del propio vinilo.

Tanta sobriedad acabó cuando Alex Steinweiss, entonces un jovencísimo director de arte ‘made in Brooklyn’ fichado por Columbia Records, convenció a la compañía de que valía la pena la inversión de diseñar y fabricar portadas personalizadas para cada álbum. Lo hizo por la vía de los hechos, aumentando hasta un 800% las ventas de los primeros lanzamientos con carátulas. Y él mismo diseñó infinidad de portadas, con un elegante estilo que bebía de las fértiles vanguardias europeas del periodo de entreguerras.

Una historia poco conocida hoy en día, y que se cuenta en un magnífico libro de Taschen, ‘Alex Steinweiss. The Inventor of the Modern Album Cover’. Una historia que queremos recordar, porque Steinweiss nos enseñó que se puede hacer arte en la portada de un disco, y que este mismo arte ayuda a venderlo mejor. Sin la loca idea de Steinweiss, que creó de la nada una rama entera del diseño gráfico y de la publicidad, en Comunicom no estaríamos hoy aquí, dedicándonos a lo que más nos gusta: diseñar para nuestra música preferida.