JAZZ METAL: GUITARRAS, CUERO Y SAXOS | Comunicom

JAZZ METAL: GUITARRAS, CUERO Y SAXOS

jazz metal bandas

 

Guitarras aceleradas, voces guturales, saxos y acordes e improvisaciones netamente jazzy. Puede parecer una combinación imposible, pero la capacidad del jazz para fusionarse con otros géneros es prácticamente infinita. Y el metal no podía ser una excepción.

Para encontrar los inicios de este peculiar subgénero hay que volver la vista a principios de los 90, con la aparición en EEUU de dos bandas pioneras como Atheist y Cynic –dos nombres de lo más heavy, por cierto–. Los primeros, incorporando a su trash metal violento y acelerado algunas sorprendentes –para la época– progresiones típicas del jazz. Los segundos, con una mezcla casi a partes iguales de metal progresivo y jazz-fusion que dejó aún más atónitos a los aficionados.

 

 

Desde entonces, la hibridación ha continuado, con grupos como Gordian Knot, Exivious o Spiral Architect, por no hablar de los experimentos de John Zorn y sus coqueteos con los sonidos más hard. En casi todos los casos, con un elevado componente progresivo –un subgénero, de hecho, fronterizo con el jazz metal–, como también es el caso de Aghora, Trioscapes o Panzerballett. Atención a estos últimos, metiendo en la batidora toda clase de géneros para versionar… la melodía de ‘Los Simpson’.

 

 

Si se piensa bien, la mezcla tiene su lógica. Muchos de los intérpretes del metal tienen una más que sólida formación musical, incluyendo años de conservatorio en su juventud. Y no es de extrañar que algunos quieran aprovechar para sus temas metálicos lo aprendido en tantas tardes tocando a Ornette Coleman o Sun Ra.

Más peculiar es el paso contrario, el que dieron los noruegos Shining, que debutaron con dos álbumes de estricto jazz acústico –en la estela de ECM Records, que por eso son noruegos– para evolucionar posteriormente a un sonido cada vez más ruidoso e industrial. Con solos de saxo, eso sí.

 

 

“Es natural para la gente del jazz buscar otras cosas”, dijo una vez el líder de los propios Shining, Jørgen Munkeby. Para muestra, un botón.

Guardar

Guardar

Guardar