CUANDO MONK LE CHILLÓ A TRANE | Comunicom

CUANDO MONK LE CHILLÓ A TRANE

Monk portada diseño grafico

¿Qué hacer si eres el líder de una banda y uno de tus músicos se equivoca? Pues le llamas la atención, claro. ¿Y si ese músico se llama John Coltrane? Pues también. Siempre que tú te llames Thelonius Monk.

Eso es exactamente lo que pasó un día de junio de 1957. El septeto de Monk, en el que acababa de integrarse un Coltrane recién despedido de la banda de Miles Davis por sus excesos con la heroína y el alcohol, estaba grabando ‘Well You Needn’t’, y Trane se despistó en su entrada con el saxo. La reacción de Monk fue instantánea: “¡Coltrane, Coltrane!”, le gritó, a medio tema. Y el grito ha pasado a la posteridad, básicamente por el pequeño detalle de que, pese al lapsus, la pieza salió tan perfecta que se decidió incluirla en el disco.

El disco es ‘Monk’s Music’, y es destacable por mucho más que por esta jugosa anécdota. En primer lugar, por recoger algunas de las mejores composiciones de Monk hasta la fecha. Y, quizás aún más, por su apoteósica plantilla de intérpretes, un auténtico dream team del jazz del momento –y de todos los tiempos–. Y es que, además de Monk y Coltrane, por ahí andaban un monstruo de la batería como Art Blakey y una estrella del saxo como Coleman Hawkins –fuente de inspiración de Trane en los inicios de su carrera, para cerrar el círculo–

En Comunicom hemos tenido el placer de diseñar esta edición del álbum, en lujoso vinilo de 180 gramos y carpeta gatefold, ilustrado con tremendas imágenes del gran fotógrafo francés Jean-Pierre Leloir. Una edición que añade un muy valioso bonus track: una segunda versión de ‘Ruby, my dear’, que Monk grabó un mes después con Coltrane al saxo, y que se añade a la original con Coleman Hawkins.