THESE FOOLISH THINGS, PRECIOSAS TONTERÍAS

these foolish thingsUn cigarrillo con marcas de pintalabios, un billete de avión a lugares románticos, un piano que suena en el apartamento de al lado, el parque por la noche cuando tocan una campana… Nada, pequeñas tonterías. Pequeñas preciosas tonterías de uno de los más versionados standards del jazz, ‘These foolish things’.

Compuesta en 1936 para la BBC británica, y estrenada a continuación en un musical del West End londinense, la canción no gozó de éxito hasta que cruzó el atlántico. Y el éxito fue fulgurante: ese mismo año se grabaron cinco versiones en los EEUU: una de ellas a cargo de la orquesta de Benny Goodman, otra por Teddy Wilson, con una jovencísima Billie Holiday como cantante:

A partir de ahí, una larga lista de artistas incluyeron ‘These foolish things’ en su repertorio: Frank Sinatra –en una versión que se hizo tremendamente popular–, su colega Sammy Davis Jr., Billie Holliday –de nuevo, y ya como estrella–, Sarah Vaughan, Dinah Washington, Thelonious Monk, Chet Baker o Etta James:

E incluso abundaron las aproximaciones desde otros géneros: James Brown y Rod Stewart la han grabado más de una vez, Brian Ferry también se atrevió con ella, y hasta Pier Paolo Pasolini la usó en los títulos de crédito de su durísima Saló o los 120 días de Sodoma.

¿Qué tiene ‘These foolish things’ para que artistas tan diversos la hagan suya? Probablemente dos cosas: una poderosa atmósfera cargada de imágenes evocadoras, a partir de la repetición de esas pequeñas cosas que le hacen a uno recordar a la persona amada; y una no menos poderosa ambigüedad –’those little things remain, that bring me happiness or pain’–, que da todo el poder al intérprete para sugerir cualquier estado de ánimo.

Añadámosle un toque cosmopolita y glamuroso, como de película de teléfonos blancos de los años 30, y ya tenemos la receta del éxito. Y dicho esto, solo nos queda escuchar a Ella cantando sobre “a cigarette that bears a lipstick’s traces” o sobre “an airline ticket to romantic places”. Y a soñar.