CADA DÍA ES SAN VALENTÍN

my funny valentine Comunicom

“My funny Valentine, sweet comic Valentine, you make me smile with my heart”. Así empieza uno de los más conocidos standards del jazz, interpretado una y mil veces por miles de artistas. El primero de ellos, curiosamente, una ex estrella infantil.

Como muchos otros standards, ‘My Funny Valentine’ tiene su origen en Broadway. Se estrenó en 1937, en el musical ‘Babes in Arms’ –que incluye otros varios temas convertidos hoy en clásicos–, y su primer más cantante fue la entonces más que célebre Mitzi Green, conocidisima por haber sido una de las primeras estrellas infantiles de Hollywood, rivalizando incluso con Shirley Temple.

Mitzi Green, todo hay que decirlo, ya tenía 17 añitos cuando se estrenó la obra. Y su versión de ‘My Funny Valentine’ no pasará a la historia más que por haber sido la original. Y es que, tras ella, multitud de enormes artistas han interpretado el tema, cada uno en su particular estilo.

Una de las primeras grandes versiones del tema –y una de las mejores– fue la de Ella Fitzgerald. Tan grande, que aún hoy en día muchos piensan que la canción era originalmente suya. Como muchos otros piensan que fue escrita para Frank Sinatra, que la popularizó extraordinariamente en su época de esplendor.

Además de estos dos monstruos, han tocado ‘My Funny Valentine’, sea en versión vocal o instrumental, gente como Sarah Vaughan, Anita O’ Day, Miles Davis, Bill Evans o Bobby Timmons, por decir solo un puñado de nombres de entre una enorme lista. Difícil quedarse con una interpretación en particular, pero vamos a mojarnos y a destacar un par.

En primer lugar, la conmovedora y famosísima recreación del tema a cargo de Chet Baker. De hecho, con Baker podríamos hablar de dos versiones: una, en su lozana juventud, con su look de guaperas imparable; la otra, quizás aún más mágica, en sus últimos años, ya con su dulce voz más que desgastada.

En segundo lugar, y para salirnos de los terrenos rigurosos del jazz, citaremos la versión de la siempre magnífica Rickie Lee Jones para su álbum de 1983 ‘Girl At Her Volcano’, entre juguetona y desgarrada, imprescindible.

De todas formas, casi cualquier interpretación de este clásico vale la pena. De la primera a la última nota, hasta oír aquello de “stay little Valentine, stay, each day is Valentine’s day”