BE-BOP Y ECONOMÍA

charlie parker & dizzy gillespie comunicom.es

 

En las presidenciales USA de 1992 que enfrentaban a Clinton y Bush, el entorno del primero acuñó la frase “It’s the economy, stupid” para salir al paso de postulados de los contrincantes que se iban por los cerros de Úbeda.

 

A finales de los cuarenta se produjo un rápido apagamiento de aquellas espectaculares y maravillosas big bands de dieciséis músicos mínimo , y su sustitución por tríos, cuartetos, quintetos, sextetos y septetos basados en un solista y diferentes formaciones instrumentales en las que nunca podía faltar la sección de ritmo. El declive del gran formato trajo el alumbramiento del be-bop, un origen con una componente económica nada pequeña: tras la 2ª Guerra Mundial la reconstrucción necesitaba recaudación y todos los impuestos eran pocos. A los cabarets se los subieron de verdad. Las big bands se volvieron un lujo. Por otro lado la industria discográfica en rápido ascenso apostó fuerte por impulsar un producto más gobernable en términos de logística y costes que la big band. Así que, en parte, le debemos a las restricciones el desarrollo de un género jazzístico que pronto alcanzó cotas sublimes y que fue escuela sin igual de virtuosismo y creatividad.

 

La legendaria pieza Ko Ko interpretada por los dos colosos del be-bop, Dizzie Gillespie y Charlie Parker, ha pasado a muchas historias del jazz como el primer registro de una pieza de be-bop. ¿Quién quiere refrescarla?